Oración a Jesús de los Afligidos

¡Oh buen Jesús! que, a pesar de ir cargado y afligido con el peso de la Cruz, fuiste consuelo y auxilio para la aflicción de las mujeres, que lloraban tu Pasión y fortaleza para el joven Apóstol, que, fiel a la amistad y a la gracia, te siguió generoso hasta la hora de expirar.

Te pedimos luz, para conocer las debilidades y miserias de nuestra propia alma; auxilio, para trabajar en el dominio de nosotros mismos, subordinando lo bajo y mezquino de nuestro ser a lo que haya en él de alto y elevado; y consuelo en los desengaños que nos proporcione la vida en la que entramos con pasos inexpertos.

También te rogamos que, cuando pisemos los caminos del pecado sea, junto con Tu gracia, la Amargura de Tu Madre y mía la Santísima Virgen, lo que nos detenga y haga enmendar.

Prometemos con la ayuda sobrenatural, trabajar por parecernos a Ti y por hacer que reine en el mundo la verdad de Tu doctrina y la Santidad de Tu Moral. Amén

(Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

Alma, si busca la luz

y de tu necesidad

el alivio y la piedad

todo lo habrás en Jesús.

Ntro. Padre Jesús de los Afligidos. Foto Carlos Carnero